La influencia sobre nuestros hijos...

 


"...mientras sus hijos se acuerdan de sus altares y de sus imágenes de Asera, ..." Jeremías 17:2a

La influencia que los padres tenemos sobre nuestro hijos es inmensa, Dios ha puesto en el corazón de todo hijo imitar para crecer; y lo primero que van a imitar son nuestros pasos...lo que hacemos, no lo que decimos...El Señor en Deuteronomio seis; verso siete da la orden al pueblo de que repita y enseñe con su vida la verdadera adoración al único Dios verdadero (lee todo el capítulo), este acto se convertiría en una enseñanza tan vívida he impactante, que difícilmente se apartarían a adorar a algo que no fuera el Dios verdadero. En Deut 4:9 se nos dice que la Palabra de Dios se le debe de enseñar a nuestros hijos, y a los hijos de nuestros hijos...

 El verso de Jeremías 17:2, nos revela como los muchachos de Judá habían sido influenciados tan negativamente por sus padres que los errores de ellos se habían duplicado, y hacían exactamente lo mismo. De hecho, la abominación mayor había sido la idolatría a múltiples "dioses" y en especial a "La reina de los cielos" (Jer 44), mezclaban la adoración a "estas deidades" con la adoración al Dios verdadero, y pensaban que todo estaba bien...sin embargo los echaron a perder y los condujeron a la muerte, deshonra y esclavitud; cosas que Dios desde temprano y sin cesar había advertido por sus profetas debían de apartarse para alcanzar misericordia.

Que nuestros hijos y nietos nos recuerden como verdaderos creyentes, que les influenciamos con nuestra vida y con la autoridad de la Palabra de Dios; y no con inventos o abominaciones directas al Dios eterno.

¡¡Bendiciones!!


Atte. Hermano Marvin.



Visita:

Suscríbete a esta página o a mi
si te ha sido de bendición.



Que el Poderoso te continué bendiciendo. Saludos.
#Marvingera

Salmo 119:111

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los que guardan sus testimonios, y de corazón le buscan. Salmo 119:2

Salmo 119 5 ojalá fueran ordenados mis caminos

Bienaventurados los perfectos de camino. Salmo 119:1