El orgullo y sus consecuencias

 

"Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes"

Santiago 4:7


El orgullo es el pecado que que llenó el corazón de Satanás "Se enaltecío tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu explendor..."(Ezequiel 28:17).
El orgullo llenó el corazón de nuestros primeros padres allá en el Edén, decidieron hacer su voluntad en lugar de la voluntad de Dios.  Recibiendo por tanto, las consecuencias del pecado (la muerte), muerte significa separación; el hombre se alejó de Dios...muriendo espiritualmente; (como Dios lo advirtío), la comunión perfecta que originalmente tenían, se perdió; el dolor, la enfermedad y la muerte comenzaron a formar parte de la vida de Adán y su familia; cada ser; incluso la naturaleza, entraron en la decadencia física que les conduciría a la muerte. La muerte física es una de las consecuencias del pecado que heredamos y la pasamos a nuestro descendientes desde entonces. Rom 5:12 "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron."
Creo que no es extraño en nuestro diario vivir el ver como el orgullo colma la vida de la mayoría de los seres humanos, sumergiéndonos en un mundo de dolor, guerras, hambre y enfermedades. Pero la manifestación suprema del orgullo humano se manifiesta cuando a sabiendas de lo que Dios dice acerca de nosostros y nuestro futuro eterno, preferimos ignorar lo que Dios ha establecido y anteponemos nuestras preferencias, es decir; creemos que podemos salvarnos por nosostros mismos, que Dios va a tomarnos en cuanta alguna buena obra, que la salvación la podremos obtener con nuestra filosofía o religión. 
No antepongas tus opiniones a las de Dios, se humilde; declarate pordiosero espiritual...Jesús dice: "bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos."
 "Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivés de espíritu. Mejor es humillar el espíritu con los humildes que repartir despojos con los soberbios." Prov 16:18-19.
Pedir perdon a Dios, y aceptar el regalo de Dios en Cristo Jesús, implica reconocer tu nececidad he incapacidad para salvarte a tí mismo, reconociendo su Señorío en tú vida. Así serás salvo. "...al corazón contrito y humillado, no despreciarás tú, oh Dios." Sal 51:17. Deja a un lado el orgullo, y ponte de acuerdo con el Señor, esta en juego tu futuro eterno.

Bendiciones.
Atte. Hno Marvin.


Te invito a compartir y a comentar.
Escudriñemos la Escritura juntos.

Suscríbete a esta página o a mi Canal
si te ha sido de bendición. Que el Poderoso te continué bendiciendo. Saludos. #Marvingera Salmo 119:111

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los que guardan sus testimonios, y de corazón le buscan. Salmo 119:2

Salmo 119 5 ojalá fueran ordenados mis caminos

Bienaventurados los perfectos de camino. Salmo 119:1