Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2020

Salmo 87. La ciudad de Dios, donde nos reuniremos algun día todos los creyentes.

Imagen
"No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero." Ap 21:27. Este salmo mira hacia la futura ciudad santa  de Dios, descrita en el verso anterior. El derecho de habitar allí se garantiza a todos aquellos cuyos  nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero. Es por la maravillosa gracia de Dios que esto será posible.. Que triste que hayan algunos que rechacen la invitación a formar parte  de esta maravillosa celebración. Para que nuestro nombre sea escrito en el libro de la vida, hay que reconocer nuestra incapacidad para salvarnos delante del altísimo, poniendo nuestra confianza en el Cordero de Dios que quita el pecado del mudo. Creele a Dios su maravilloso plan para reconciliarnos con él. El el bueno te esta esperando! Toma una decisión persdonal, consciente  he inteligente y voluntaria por Cristo. San Juan 1:12. ATT. Marvin.

El contraste entre la verdadera y la falsa fe.

Imagen
Una característica de una persona  religiosa es; esperar bendiciones de Dios aún cuando su vida o su andar contrasta con la revelación del Dios Verdadero. Este salmo hace un contraste entre la fe verdadera y la falsa; en los penúltimos versos el Señor dice: "Pensabas que de cierto sería yo como tú, pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos " V 21. No nos engañemos a nosotros mismos, el Espíritu da testimonio a nuestro espíritu de que somos sus hijos. Si no soy hijo de Dios, he de ponerme de acuerdo con él; de lo contrario estaría viviendo un fachada. No podemos pretender la bendición de Dios en nuestras vidas, si hechamos a nuestra espada sus palabras. Que la gracia de Dios sea en tu vida. Si ha sido de bendición, Te invito a suscribirte y compartir. Saludos. Atte. Hermano Marvin.

Salmo 7. de David. Justicia en contra de comentarios difamatorios. RV 19...

Imagen
En Mateo 5:11, el Señor Jesucristo le hablaba a sus discípulos de la siguiente manera: "Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo .", de seguido el Señor en el verso siguiente afirma que será motivo de gozo, porque el galardón será grande. El sufrir difamaciones es algo a lo que el Señor  advirtió a aquellos que le seguían, que hacían su voluntad, y que eran  menospreciados a pesar  de hacer el bien. El secreto está en  que nuestro Dios es el Juez Justo, y a él no se le pasa nada. Que bendición que podemos orar y pedirle al Señor  que nos libre de eso, si esa es su voluntad; y de igual modo podemos estar en paz, si quienes lo hacen lo hacen  mintiendo, porque no es a nosotros a quien lo hacen sino a nuestro Padre Celestial. El Señor esta cerca! Comparte su Palabra con otros, si esta meditación te ha sido de bendición, te invito a suscribirte y a compartirla. Saludos