Salmo 3 Salmo de David, cuando huía de delante de Absalón su hijo. RV 1960 ...




Podemos depositar nuestra confianza en el Señor, porque él nos escucha cuando clamamos.
Este salmo, ha de ser nuestro recordatorio, cuando nos sintamos acosados; hemos de recordar que es el Señor del universo quién lucha por nosotros y nos defiende; él dice que quien toca a un hijo suyo, es como tocarle la niña de sus ojos.
David, en este salmo de seguro se sintió tremendamente angustiado y triste, puesto que su enemigo era su propio hijo; en el verso cinco, él reflexiona acerca de la protección de su Señor para con su siervo a pesar de las circunstancias, y dice: "Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba."
Que este sea nuestro sentir, ante cualquier adversidad que venga a nuestra vida.
Atte. Hno Marvin
Te invito a compartir este blog con otros, Saludos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios o preguntas aquí, estoy para servirte a la luz de la Palabra de Dios. Juan 7:17.