Google+

viernes, 30 de diciembre de 2011

Los gigantes que enfrentamos.




Cada año, cada mes, cada día, es más a cada hora y minutos, es probable que tengamos que luchar con algún gigante en nuestras vidas. El joven pastor David, al enfrentar uno más de los gigantes en su vida de pastor, no se inmutó al considerar los casi tres metros de su contrincante blasfemo; David sabía como el apóstol Pablo asevera en Filipenses 4:13 "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece". David enfrento a aquel gigante con identidad de pastor, en el nombre de Jehová, y no uso las armas convencionales, aun de sus compatriotas para vencer a ese gigante, sino que hizo uso de las armas de un pastor. Él fue al río ( tipo de la Palabra de Dios), a buscar la roca ( tipo de Cristo), que usaría como proyectil para vencerlo así como lo había hecho con osos y leones en otras ocasiones... nosotros los creyentes en Cristo debemos de tener identidad y enfrentar a nuestros gigantes como creyentes, aún cuando el método parezca infructuoso. Un cristiano enfrenta los gigantes yendo a la Palabra de Dios, rogando al Padre en el Nombre de Cristo, nos de la victoria. Los cristianos verdaderos sabemos que en en este mundo tendremos aflicción, pero !gloria a Dios!, nada vendrá a nuestra vida sino es porque nuestro Dios lo permite, y que él estará a nuestro lado para salir adelante.( II Corintios 10:13). 
En este año muevo que se avecina, si el Señor no viene antes o nos llama de este mundo; es menester decidir de una vez por todas, la manera en que enfrentaremos nuestros gigantes, en lo que resta de nuestra vida terrenal... podrá ser una enfermedad, la partida de un ser querido, o la cesación de nuestro trabajo...lo cierto es que el Señor esta desde de lo alto observándonos. El salmo 101 dice, "mis ojos pondré en los fieles de la tierra para que estén conmigo, el que ande en el camino de la perfección, este me servirá."
Que el Señor te continué bendiciendo. !Feliz año 2012.!
MJM.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios o preguntas aquí, estoy para servirte a la luz de la Palabra de Dios. Juan 7:17.