Proverbios cap 4




Sal 119:6 ...entonces no sería avergonzado...




Sal 119:6 "Entonces no sería yo avergonzado,
Cuando atendiese a todos tus mandamientos."

Este verso está como es de esperar íntimamente ligado con los anteriores; "ojalá fuesen ordenados mis caminos para guardar tus estatutos..." sal 119:5; puesto que el escritor anhela que sus caminos sean ordenados, así  reconoce su desorden espiritual y su incapacidad para tener victoria sobre su pecado en sus propias fuerzas; por ello es que se da cuenta que si el Señor le ordena su camino, va a poder tener victoria, su camino será grato a su Señor y la naturaleza por ende de él se reflejará en su vida. El apóstol Pablo escribió: “…el pecado no se enseñoreará de vosotros…” Romanos 6:14. “Todo lo puedo en Cristo…” Filipenses 4:13. En Cristo, que nos prepara un camino de buenas obras… Efesios 2:10, es que tenemos victoria sobre el pecado, este (el pecado) no es motivo de gozo… como la oveja en el fango, su naturaleza no es la de un cerdo… la comprensión de nuestra vida en Cristo, nos permite tener una vida victoriosa.
El creyente peca, pero no practica el pecado… la revelación de Dios en su Palabra nos recuerda que somos más que vencedores, y que si caemos y nos arrepentimos; él nos levanta y perdona. Prov 24:16.
Nuestro avergonzador, el Diablo; no tiene más que quedarse callado…
Salmo 119:42. “Y daré por respuesta a mi avergonzador, Que en tu palabra he confiado.”
!Que estés bien cada día!
Atte. Hno. Marvin


Salmo 119 5 ojalá fueran ordenados mis caminos



Sal 119:5  ¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos
Para guardar tus estatutos!

Reconocer que nuestros caminos están equivocados es muchas veces difícil, puesto que debemos de aceptar que las decisiones que tomamos nos tienen donde estamos… en este verso del salmo 119, el salmista está reconociendo que necesita que sus caminos sean ordenados, él reconoce que sus decisiones no siempre dan en el blanco y que si no es guiado; no podrá  guardar las enseñanzas de su Dios por más que se esfuerce… es esta la actitud que todos debiéramos de adoptar, es más; para llegar a ser salvos debemos en primer lugar reconocer nuestro camino, y estar dispuestos a escuchar lo que Dios tenga que decirnos… esto es: soy pecador, no tengo excusa, ¡necesito tú solución oh Dios!,( esto es Cristo Jesús.). Cuando reconocemos la necesidad de ayuda, el Señor está dispuesto a dárnosla.
Pro_16:5  “Abominación es a Jehová todo altivo de corazón;” 
Sal_51:17  "Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios."

El Señor ordenará tu camino, si lo deseas y se lo pides… es más puede ser tu Señor desde hoy si aún no le conoces.    San Juan 1:12 / 1 Juan 1:8-9


Saludos. Att. Hno. Marvin.